Cuando aceptas un pago con tarjeta de crédito (presencialmente u online) el pago se demora menos de 1 minuto y ambas partes acuerdan que el pago está confirmado, para que el comprador/cliente pueda usar el producto o servicio.

Pero para hacer ese rápido y fácil pago con la tarjeta de crédito, se echa a andar un proceso complejo y con varias etapas, llamado modelo de cuatro partes.

Para hacer un pago con tarjeta de crédito, entran en juego estas cuatro partes:

  • Tarjetahabiente (el comprador)
  • Adquiriente (El banco del comercio, o la red que usas para recibir pagos: GetNet, Transbank, Klap, Tuu, Compraquí, etc...)
  • Red de tarjetas (normalmente Visa o Mastercard)
  • Banco emisor (El banco que emitió la tarjeta del comprador)

Las tres últimas partes (en bold) son negocios, y por lo tanto cobran tasas en la medida que se encargan de mover la plata desde el comprador al comercio. Todas las comisiones tienen nombre en inglés. Estas son, respectivamente:

  • tasa de intercambio o interchange fee, cobrada por el banco emisor
  • comisión de red o assesment, cobrada por la red de tarjetas
  • margen de adquiriente o merchant discount, cobrada por el adquiriente

Para darte un ejemplo, supongamos que tienes un ecommerce y vendes un producto de $10.000 CLP de manera online. Si es que cobras a través de tarjetas de crédito el flujo se vería así:

De ida

  1. Tu cliente autentica y paga $10.000 usando su tarjeta de crédito a tu empresa
  2. Informas a tu adquiriente que tu cliente (tarjetahabiente) está intentando hacer un pago por $10.000
  3. El proveedor de pagos (adquiriente) manda los datos de la tarjeta a su respectiva marca y que está intentando pagar $10.000
  4. La red de tarjetas pide al banco de tu cliente (banco emisor) autorizar la transacción por $10.000

En este punto, el pago queda aprobado en el portal de tu empresa y tu cliente puede usar el producto o esperar el despacho.

De vuelta

  1. El banco de tu cliente cobra la comisión interchange fee (o tasa de intercambio) al adquiriente. Esta comisión tiene un tope* de 0,6% para tarjetas de débito a 1,48% para crédito. La comisión varía además según el rubro de tu empresa. Para este ejemplo, supongamos que la comisión es de 1%, por lo que tus $10.000 pasan a ser $9.900
  2. La red de tarjetas cobra su comisión assesment (o comisión de red): normalmente se aproxima a 0,1%. Así, paga $9.890 a tu adquiriente.
  3. El adquiriente cobra la Comisión merchant discount: nuevamente, varía del entre rangos de 0,1% a 0,5% según el rubro del comercio y el volumen de transacciones. Para este ejemplo usemos una comisión de 0,5%: te transfiere $9.840 (normalmente 1 a 3 días hábiles después).

*Este tope es fijado por una comisión de entes públicos: Ministerio de Hacienda, la CMF, el Banco Central y la FNE.

Usando comisiones moderadas de ejemplo, de $10.000 solo te llegaron $9.840 tres días después. Imagínate si vendes productos de $1.000.000 o más. 😬

¿Siempre ha sido así?

No. Hasta hace muy poco, el modelo sólo tenía 3 partes, en donde Transbank cumplía el doble rol de emisor y adquiriente. Además, los bancos y Transbank fijaban las tarifas, lo que traía costos muy diferenciados para los diferentes comercios.

Tras un largo proceso de procedimientos, juicios e investigaciones entre diversos actores, cortes y fiscalías, se propuso y aprobó esta nueva modalidad en septiembre del año pasado (2021). Si quieres aprender más sobre este largo proceso, puedes leer aquí.

Los resultados de este cambio son gigantes y con muchas ramificaciones. El principal, es que las comisiones probablemente deberían reducirse; pero además, nivela la cancha para muchos nuevos actores: se reevalúan las comisiones, la red de tarjetas pierde peso en definir comisiones, entre otras consecuencias.

Sólo para enfocarnos en las comisiones que nos convocan, para algunos comercios (principalmente retail) que tenían tarifas preferenciales, estas comisiones subirán. Para muchas otras empresas (como la tuya) probablemente bajen.

Abriendo la puerta

Este es un cambio muy importante en la manera en que funcionan los pagos. Viene con muchísimas oportunidades para nuevos actores y otros clásicos, ya que no solamente aplica para el comercio offline.

Creemos que ofrecer nuevas alternativas de medio de pago (especialmente las que no pasan por el modelo de 4 partes y sus múltiples comisiones) va a ser clave para las wallets, administradoras de fondos y pasarelas de pago. Aquí es donde el Open Banking se perfila como la mejor opción, con costos más bajos que la red de tarjetas y experiencias de usuario similares y seamless.

Aprovechando la infraestructura que ya existe como las Transferencias Electrónicas de Fondos (TEF) y el Open Banking se pueden construir soluciones de pago, como recibir transferencias sin que tu cliente tenga que salirse de tu aplicación y recibes los pagos conciliados automáticamente.


¿Recibes pagos y quieres ahorrarte las comisiones de las tarjetas?

Conoce más sobre Iniciación de Pagos con Fintoc.

Si recibes pagos de manera recurrente, prueba nuestra API de Débito Directo.

También puedes hablar con nuestro equipo comercial acá.